Comentario de Cucho Marquez:

Aquí tenemos una obra de madurez, quizás no tan conocida como mereciera serlo, que nos demuestra que el artista que descansa en el Cerro Colorado llegó a dominar como nadie los diversos estilos de la canción. Es ésta una zamba compuesta con la misma soltura con la que Lope de Vega o Rubén Darío escribían sus poemas. El último verso de cada estrofa da pie al primer verso de la siguiente. Y aquí hasta la zamba se antropoformiza, llegando a convertirse en amiga, compañera y consuelo del cantor. Los amantes del cancionero argentino saben muy bien cuando escuchan un nueva zamba de su cantor o grupo favorito, quizás en países muy lejanos, aquello que nos cuenta Yupanqui en su primera estrofa: "Si encuentras por el camino/ una zambita perdida/ brindale un poco de amor/ ¿quién sabe no vaya herida?.



LA ZAMBA PERDIDA - Zamba

Letra y Música: Atahualpa Yupanqui

Si encuentras por el camino
una zambita perdita,
brindale un poco de amor,
¿quién sabe no vaya herida?.
¿Quién sabe no vaya herida,
por esos campos penando?
Ofrécele el corazón,
para que siga cantando.
 
          Para que siga cantando
          las linduras de este suelo;
          que si la vida te golpia,
          la zamba i ser tu consuelo.
 
Nunca mires para atrás,
para ver lo que has andado.
Miralo a tu corazón,
que lleva un mundo guardado.
 
Que lleva un mundo guardado
de auroras y anochecidas
y está esperando un remedio,
para curar sus heridas.
 
          Para curar sus heridas:
          las mismas que tú le hiciste.
          Tal vez por eso anda triste,
          como una zamba perdida.



brindale: (arg) bríndale

lindura: belleza

golpia: (arg) golpea

i :  (arg) ha de

miralo: (arg) míralo
 

Volver al Indice